Cosas que leo

Cosas que leo

En esta sección, os hablaré de las cosas que voy leyendo. Ya sea novela, manga, ensayo, cómic o cualquier otra cosa que acabe considerando una lectura, ¡tendrá cabida aquí!

Dada la naturaleza de serialización continua que pueden tener muchas de estas obras, el comentario no tiene por qué coincidir con la finalización de la obra. De ser así, añadiré una anotación al pie para dejarlo claro.

La idea es presentar un formato un directo e inmediato. Imaginad que en estas línea lo que comparto son las reflexiones que le daría a un amigo tras alcanzar los títulos de crédito, y no una reseña formal. Quizá esto funcione más como una suerte de diario de opinión más que como una reseña formal, pero me apetecía compartirlas con los lectores.

¡Espero que os guste esta pequeña ventana a mi opinión!

Leído en 2024

#1 – EL LOBO EN LA NIEBLA

Portada de «El lobo en la niebla», presentada como un montaje de un lobo de pelaje blanco en las nubes y una pareja abrazándose, a modo de silueta, en el atardecer.

El Lobo en la Niebla

Kalyan Writes

Una novelette ligera de juventud, hombres perro y amor a fuego lento que te calienta el corazón. A pesar de sus pretensiones «cozy», es capaz de construir poco a poco un mundo que promete misterios y una construcción que sienta las bases de lo que está por venir.

Es interesante cómo se aleja de los tropos más persistentes de la licantropía en romántica. Se desmarca de los conceptos del compañero predestinado, de los alfas y de todos esos elementos que esperarías en un libro así, optando por una visión más realista de los cánidos que conocemos en la vida real, lo que ofrece una perspectiva refrescante en el género.

Además, en el aspecto más mundano, también es capaz de acertar conmigo. Esa cotidianidad, esa forma de abrirle la puerta poco a poco a una persona en tu vida mientras te das cuenta de lo mucho que necesitas ahí… Son personajes que te hacen sonreír. Que toman esas decisiones propias de su personalidad, su edad y su entorno, pero que te acaban frustrando como lector de una forma perfectamente calculada para que la historia fluya y quieras seguir leyendo la siguiente página.

Dan ganas de abrazarlos.

Léela aquí.

#2 – ME ENAMORÉ DE LA VILLANA (VOL. 1)

Portada de "Me enamoré de la Villana", vol1. En ella aparecen las dos protagonistas, una chica de pelo castaño a media melena y otra con largos tirabuzones dorados, bailando en un campo de margaritas que se ven deshojadas por el viento. Ambas llevan un elegante uniforme escolar. La rubia parece algo agobiada por la situación, pero la otra la disfruta, sonrojada.

Me enamoré de la villana (vol. 1)

Inori

Rara vez me leo la fuente de los anime que veo, pero de este había escuchado suficiente cosas como para tener curiosidad por las diferencias. ¿La verdad? Puedo decir que no he perdido el tiempo.

Hay cosas que chirrían (especialmente algunas inconsistencias teniendo tan fresca la versión animada), pero me quedo con la sensación de que, en este formato, algunas de las virtudes brillan más. El diálogo tiene la oportunidad de ser un poquito más incisivo gracias a tener la narrativa aún más centrada en la mente de la protagonista y cosas que normalmente pasarían desapercibida caen en el radar de los ojos de la protagonista y sus monólogos internos.

He disfrutado, también, el juego que da la metanarrativa. Abraza la premisa de «reencarnada en el mundo del otome» como lo que es: un argumento trillado. Los lectores lo hemos visto repetido hasta la sociedad y no, el giro sáfico no es lo que la hace distinta y valorada. Lo que logra ese efecto es el definirlo como una base para retorcer de formas interesantes y subvertir las expectativas sin caer en la necesidad de deconstruir el género.

No, simplemente toma esa base tan sencilla y decide divertirse con ella.

#3 – ME ENAMORÉ DE LA VILLANA (VOL. 2)

Portada del segundo volumen de "Me enamoré de la villana". De nuevo, vuelven a salir las protagonistas en un campo de flores con pétalos volando por el aire, pero esta vez el lenguaje corporal es más directo. Rei aparece besando a una Claire que se toma la situación con timidez.

Me enamoré de la villana (vol. 2)

Inori

Normalmente, no suelo leer dos volúmenes de una misma saga seguida. Me gusta más espaciarlo para interiorizarlo, quizá. En cambio, en esta ocasión, me apeteció continuar con la historia, ya que el anime adaptaba un poco de este segundo volumen también y, ya que estaba, quería acabar con este arco argumental.

Este segundo volumen podría parecer continuista en sus primeros compases, pero al final ha sido capaz de mantenerme enganchado página a página con su extraño equilibrio entre la comedia más clásica del género y algunas secuencias que se sienten como puñaladas en el pecho. Este, claro está, no es un lugar para spoilers, así que me limitaré a señalar que los giros tonales y el arrojo con el que la autora trata ciertos temas me ha sorprendido para bien, máxime después de una primera entrega que, aunque siempre en un intento de divertirse con las situaciones que planteaba, se presentaba de una forma más directa como una comedia.

Eso sí, puede que en esta segunda entrega adolezca un poco más la localización. No hasta el punto de presentarse en errores flagrantes, pero sí que he visto (o puede que simplemente haya estado más atento porque la situación lo requería) a ciertos momentos en los que el lenguaje no acababa de ser natural y cómodo del todo.

#4 – THE SHADOW OF KYOSHI

Portada de "The Shadow of Kyoshi" en la que aparecen la Avatar titular, ataviada con su pintura facial característica, su traje verde y las piezas de armadura y una luchadora de la Nación del Fuego. Ambas están preparadas para la batalla.

The shadow of Kyoshi

F.C. Yee

«Esta segunda parte de las crónicas de la Avatar sigue la estela de la primera» es una frase un poco cliché, pero a veces las cosas se repiten tanto por una razón. No de una forma continuista, de hecho: este segundo libro es más, es mejor y tiene momentos mucho más altos y memorables que su precuela. Sin embargo, mantiene el espíritu de esa etapa del mundo y ese elenco colorido de personajes.

The shadow of Kyoshi se atreve a mostrar su propia identidad. Soluciona alguno de los problemas que dejaba atrás, nos da justo lo que echábamos de menos en la precuela y, además abre su propio abanico de misterios. Destruye, reconstruye y analiza los pedestales que considerábamos desde un principio y lanza alguna que otra luz hacia líneas que siguen abiertas en el presente.

Quizá la primera novela no lo hiciera, pero esta sí que me hace sentir que el universo expandido empieza a tener cohesión y funcionar como una máquina perfectamente engrasada. Y eso me hace ilusionarme por lo que está por venir.

#5 – AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA: DETRÁS DE LAS CÁMARAS: LA DELIRANTE HISTORIA DE ESTA NUESTRA COMUNIDAD

Portada del libro de Aquí no hay quien viva. La conocida fachada de Desengaño 21, con Emilio, Paloma, Marisa y Juan Cuesta en un estilo algo más vectorizado.

Aquí no hay quien viva: Detrás de las cámaras: la delirante historia de esta nuestra comunidad

Javier P. Martín

Hacía tiempo que no leía un libro más enfocado en el ensayo (y mira que me gusta). No obstante, el anuncio de este libro quedó muy bien marcado en mi radar: al fin y al cabo, es sabido por todos que ANHQV es, probablemente, la producción más curiosa de la historia de la televisión. Innumerables entrevistas, declaraciones, apariciones en podcasts e incluso documentos filtrados a lo largo de los años lo han corroborado, y esta publicación prometía ser la historia definitiva.

Si cumple con esa promesa es un ejercicio que dejo al lector. Lo que sí que nos garantiza es una lectura que resulta interesante incluso a la gente que se ha cruzado con todos esos datos que mencionaba en el anterior párrafo; siempre saca alguna punta que desconocíamos o contrasta opiniones entre diversas fuentes (que, a menudo, se chocan por interés o la distorsión del recuerdo). Aquí, el autor ha reunido a gran parte del elenco original (y a los herederos de los que ya no están aquí), a una parte importante del equipo de producción y, como no podía ser de otra forma a los autores originales.

No puedo afirmar que sea una lectura imprescindible (la información sigue avanzando desde que se firmó el punto final en diversos programas de radio dedicados a la serie), pero sí que es recomendable. Es una pequeña pepita de conocimiento que, dos décadas después, revisita uno de los episodios más queridos de la cultura de nuestro país.

Y lo hace con acierto.