La satisfacción en los ‘masillas’ del RPG, segunda parte

Seguimos investigando cómo hacer divertidos los combates contra enemigos básicos, esta vez con algo más que con turnos