Primeras impresiones – ‘Fall Guys: Ultimate Knockout’

Fall Guys: Ultimate Knockout

Mediatonic

PlayStation 4, PC

LANZAMIENTO: 04/08/2020

Me encanta ver las «conferencias» de E3 de Devolver Digital. Porque, aunque —o quizá gracias a que— el ratio de «hablamos de juegos» a «nos metemos a lo bestia con las últimas tendencias de la industria» sea absurdamente bajo, los títulos seleccionados para formar parte del día del mayor foco de la compañía tienden a ser un acierto. Y a día de hoy ninguno de sus anuncios me llamó más la atención que este Fall Guys: Ultimate Knockout.

En una época en la que la moda del battle royale empieza a apagarse poco a poco y a no aceptar nuevos competidores en su círculo, hay que hacer algo con la tecnología que tenemos para meter a un buen puñado de jugadores en un escenario que no sea que se maten entre ellos. Y, la verdad, he estado siempre ojo avizor a ver si alguna propuesta alternativa entraba en mi radar. ¿Por qué?

Podría escribir una parrafada que describa de qué va Fall Guys al más mínimo detalle, pero es mucho más fácil hacer una comparación obvia a su mayor inspiración, el popular programa de televisión nipón Takeshi’s Castle —que quizá conozcas como Humor Amarillo si te has criado en España—. Con esta imagen mental es fácil trazar las líneas. El planteamiento de este título es similar al del programa televisivo —cada una de nuestras partidas se denominará episodio, de hecho— en la que deberemos avanzar a través de cada una de las cinco rondas eliminatorias en las que habremos que superar carreras, niveles de supervivencia, pruebas de lógica o desafíos entre equipos. De los sesenta participantes, sólo uno podrá hacerse con la corona al final.

Por suerte, pude probar la beta en una de sus primeras fases y llegué presto a una conclusión: el juego es… tan adictivo como puede parecer por su planteamiento. Su jugabilidad, su estilo artístico vibrante y colorido y su música buenrollera —aunque he de señalar que por ahora no parece ser excesivamente variada— hacen que sea fácil decir una partida más y entrar de nuevo al concurso.

A lo largo de los distintos periodos de prueba, y ahora que por fin ha salido a la venta el título —especial atención a que el título se ha colocado de lanzamiento entre los juegos de PlayStation Plus del mes— he podido ver un desarrollo muy favorable que me hace tener fe en el futuro del título. Poco a poco, hemos visto cómo los ajustes hacían la experiencia más divertida, el control más responsivo, introducían nuevos niveles, maneras de personalizar a nuestro personaje y empezaban a ajustar la primera temporada del juego mientras escuchaban de forma directa, abierta y comunicativa los comentarios de los jugadores en su servidor de Discord y las redes sociales.

Desgraciadamente, también me aventuro a decir que el juego ha salido a la venta antes de lo que debería. Si bien el título es un verdadero vicio, aún quedan algunos flecos que hacen la experiencia algo… infraóptima. Además de los esperables problemas de conexión los primeros días de un título puramente online, hay otros problemas que ensombrecen un poco el resultado final. Por ejemplo, el orden en el que se han ideado e implementado los niveles no corresponde del todo con su dificultad relativa, así que es posible que la curva de dificultad a lo largo de una partida haga piruetas. Pero al final del día son problemas menores en los que los propios desarrolladores ya han prometido trabajar.

Por otro lado me cuestiono un poco la longevidad del título. Si bien en mis no pocas horas jugadas se ha sabido mantener fresco, ahora que está abierto al público general sin un temporizador definitivo es posible que un número finito de niveles acaben cansando o beneficiando a los que son capaces de aprendérselos al esperar que toda la entropía venga de los jugadores. Quizá en un futuro se ajusten o se hagan versiones con variaciones de los niveles para atajar este problema, aunque en realidad dependemos, sobre todo, del buen hacer del equipo de Mediatonic a la hora de traernos mayor variedad de ideas a lo largo del tiempo.

Sea como sea, ¿de qué vale preocuparse por ahora? El hecho es incontestable: mis primeras impresiones de Fall Guys: Ultimate Knockout en su versión de lanzamiento son las mismas que he ido viendo a lo largo del tiempo: el juego es irremediablemente divertido y me aventuro a recomendárselo a cualquier usuario de PlayStation Plus que pueda probarlo de forma gratuita, o a quien tenga algún tipo de curiosidad o nostalgia por el programa de Takeshi Kitano.

+ Divertidísimo hasta decir basta y con un factor de "una partida más" brutal.
+ Un estilo visual vibrante y lleno de carisma.
+ Una progresión de temporadas generosa.
- La entropía a nivel de diseño es aún baja.
- Al título le falta un pequeño pulido antes de haber sido lanzado.