Minirreseña – ‘Ori and the Will of the Wisps’

Ori and the Will of the Wisps

Moon Studios

PC, Xbox One

LANZAMIENTO: 10/03/2020

Ori and the Will of the Wisps es una de estas segundas entregas que son capaces de mejorar en todos los aspectos a su predecesor sin dejar un sólo ápice de dudas. Y es que los cinco años entre partes no sólo han servido para dejar avanzar la tecnología —en una de las más preciosas expresiones artísticas que ha dado Unity— sino que ha permitido al juego tomar un par de notas de los aciertos de la competencia.

Y es que no por casualidad este juego tiene un regustillo la mar de agradable a Hollow Knight: los cambios de mecánicas de combate y algún que otro punto de la narrativa de fondo beben directamente de la obra de Team Cherry en un ejemplo destacado de por qué si bien no hay que seguir ciegamente al líder, hay que disfrutar de lo que ofrece para ver hasta qué punto es capaz de integrarse en lo que queremos contar.

Con unas mecánicas jugables endiabladamente sólidas, una banda sonora que es una delicia y una historia capaz de encogernos el corazón, Ori and the WIll of the Wisps es de esos juegos de perfecta métrica, uno que es capaz de atraparte de principio a final, sin mostrar un ápice de desgaste en ninguno de sus apartados. Esto, en mi opinión, siempre ha sido un reto para el género metroidvania que pocos juegos ha podido superar y aquí ocurre con creces. Desde que ves por primera vez la pantalla de título hasta la lágrima final.

Es difícil denominar a este juego con otro término que no sea obra maestra. Moon Studios lo ha vuelto a hacer.

+ Juego redondo tanto en planteamiento como en arte y técnica
+ La métrica del juego es perfecta y nunca cansa ni aburre a lo largo de una docena de horas
- Quizá tengas que parar de jugar porque "se te ha metido algo en el ojo"