Minirreseña – ‘Concrete Genie’

Concrete Genie

PixelOpus

PlayStation 4

LANZAMIENTO: 08/10/2019

Concrete Genie es un juego especial. No sólo porque aborda —de forma más o menos acertada, ya que la narrativa no acaba de mojarse a veces— temas como el abandono de zonas habitables o el acoso, sino por su relajado y artístico planteamiento.

En las manos de Ash estará devolver la vida al barrio pesquero de Denska, otrora lleno de vida y hoy sólo un destrozado refugio de maleantes y el nostálgico protagonista. Sus aventuras le llevarán a encontrar un pincel mágico capaz de crear vida con su arte callejero mientras esquiva el acoso del resto de habitantes. En una historia breve pero intensa, iremos conociendo más sobre la ciudad y sus protagonistas gracias a la ayuda de los genios titulares.

Por desgracia, la integración lúdica se cae demasiado por el lado creativo de la balanza. Si no quieres hacer una obra de arte en los muros y buscar los secretos repartidos de forma semimecánica, bastará con pintarrajear de forma aleatoria en los lugares adecuados para avanzar la trama hasta los últimos compases del juego.

A nivel de presentación, eso sí, el título sabe acertar. El estilo película de animación del que hace gala aporta bastante al producto en su apartado audiovisual y las interacciones con la pintura derretirán el corazón de más de uno.

Definitivamente, es un juego especial. Uno con el que algunos jugadores resonarán y querrán despertar su lado más artístico y otros no apreciarán demasiado por la simplicidad extrema de los puzles y una narrativa que, durante gran parte del juego, pecará de mecánica.

+ La presentación estilo película de animación
+ La potencial conexión del jugador con el mundo y los personajes
- A pesar de ser corto, consigue ser bastante repetitivo a veces
- Algunas tramas sensibles se resuelven con poco acierto
- Si no conectas con el juego, probablemente te parezca anodino